Aceite CBD: 7 respuestas clave

En este artículo queremos asegurarnos de que dispongas de la información que mejor te ayude a elegir un Aceite CBD de calidad con el que puedas sentirte seguro, ya que dado al reciente boom de productos y marcas de CBD, no siempre resulta una tarea fácil. Por ello, como expertos en el campo y máximos exponentes de la calidad que abanderamos, queremos ayudarte a identificar aquellas cosas en las que debes fijarte a la hora de realizar una compra.

Vamos a aclarar unas cuantas dudas y, finalmente, tendrás la clave para poder elegir el producto que más encaja con tus necesidades.

 

¿De dónde sale el «Aceite» del CBD?

Los “aceites de CBD” generalmente consisten en extractos de la planta de cáñamo (más o menos puros) disueltos en otro aceite que puede ser de oliva, de semillas de cáñamo, de sésamo, MCT… El extracto de la planta de cáñamo es demasiado viscoso como para ser consumido directamente. Por ello se disuelve en un aceite que le da una consistencia más líquida.

Esta duda, derivada de un malentendido lingüístico, hace pensar a mucha gente que el aceite se saca del cáñamo igual que el aceite de oliva de las olivas. Pero no, no existen prensas de marihuana de las cuales sale el Aceite CBD ni tampoco se embotella directamente como sucede con el aceite de oliva.

Una vez aclarado esto, podemos empezar a describir el producto principal: el CBD.

 

¿Qué es el CBD?

El CBD, en su forma pura, es un cristal blanco de aspecto parecido al azúcar que puede conseguirse de dos formas: sintético, es decir, fabricado a partir de reactivos en un laboratorio, o extraído de la planta del cáñamo, que es la planta de Marihuana, pero con CBD y muy poquito THC.

La calidad del producto final empieza ahí: para acabar teniendo un Aceite CBD de calidad los ingredientes también deben serlo, ya sean sintéticos o naturales. Si es de origen natural, es muy importante que el cultivador no se haya excedido con los pesticidas (de lo contrario, podrían acabar en el producto final), así como que el secado de las plantas sea completo para evitar la formación de hongos que pueden generar las llamadas aflatoxinas que, como su propio nombre indica, son tóxicas para el hígado.

 

¿La planta de cáñamo contiene CBD?

Realmente la planta de cáñamo contiene CBDA, que es la forma ácida del CBD. Durante el proceso de fabricación del CBD hay un paso conocido como “descarboxilación” o “activación”, consistente en convertir el CBDA en CBD mediante la aplicación de calor. Este es un paso crucial ya que, al contrario del CBDA, el CBD es la forma activa que permite los efectos deseados.

 

¿Cómo se extrae el CBD de la planta del cáñamo?

Con un disolvente. Disolventes comunes son el dióxido de carbono, etanol o gas butano.

El principio de extracción es muy sencillo y es el mismo que todos llevamos a cabo cuando nos hacemos un café: el disolvente (en el caso del café se trata de agua) pasa a través de la materia a extraer (en este caso el café) y se lleva componentes de la misma (la cafeína, entre otros muchos). Y de la misma forma que no te prepararías un café con agua de un charco de la calle, de nuevo aquí es de vital importancia que el disolvente de extracción sea de calidad farmacéutica o alimentaria: extraer cáñamo con un disolvente de mala calidad podría resultar en que contaminantes acaben en el extracto.

 

¿Cómo se obtiene el cristal de CBD del extracto de la planta de cáñamo?

El extracto de CBD se asemeja a una mantequilla de color marrón, mientras que el cristal de CBD es un cristal blanco. Para poder llegar de uno a otro es necesario llevar a cabo diversos procesos de purificación a nivel de laboratorio. Éstos normalmente consisten en filtraciones, destilaciones y cristalizaciones. Algunos pocos fabricantes además incluyen un paso adicional conocido como cromatografía líquida.

La razón por la que este paso de purificación muchas veces se deja de lado es el alto coste de la instrumentación, así como el conocimiento avanzado que requiere su operación. Sin embargo, es un paso imprescindible para separar el THC y que el CBD final esté libre de THC.

 

¿Por qué el aceite MCT es el mejor indicado para disolver CBD?

El proceso de fabricación de gotas de CBD consiste en disolver los cristales de CBD en un aceite para que el CBD pueda ser suministrado de forma líquida.

Las ventajas del aceite MCT (triglicéridos de cadena media) son varias: su fácil digestión en comparación con otros aceites, la ausencia de sabor y olor, así como una estabilidad a la temperatura y el paso del tiempo más que satisfactorias.

 

¿Por qué debo prestar atención a las gotas de Aceite CBD que compro?

Nuestro estudio de mercado ha identificado varias desviaciones de calidad en otros fabricantes que deberían importar a un consumidor. Las listamos a continuación:

  1. Contienen muchas más sustancias que no declaran, entre ellas el THC, ya que no disuelven cristal puro sino extracto porque no disponen de las técnicas y el conocimiento necesarios para obtener cristal puro.
  2. Declaran un contenido determinado en CBD, cuando en realidad es CBDA (el precursor del CBD), ya que no “activan” el CBDA a CBD durante el proceso de fabricación o lo activan sólo parcialmente y no realizan análisis para determinar si han activado todo el CBDA.
  3. No realizan análisis de calidad de cada lote fabricado, sino que trabajan “a ciegas” y mezclan sin luego comprobar que efectivamente los valores son los que dice la etiqueta.
  4. Contienen muy poco CBD, lo mínimo necesario para poder decir que lleva CBD.

 

Esperamos que después de haber leído esta entrada, tengas más claro en qué hay que fijarse a la hora de hacer tu compra de un producto de CBD.

 

Si tienes cualquier duda, puedes consultar al enlace siguiente, donde encontrarás las 15 preguntas clave sobre el Aceite CBD.

También puedes contactar con nosotros pulsando este enlace, estaremos encantados de aclararte cualquier cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =

Ir arriba